SE HA INICIADO UN CAMINO

Artículo aportado por Julio Rogero,  Miguel Lancho y Andrés Aganzo

Pulsa para leer en formato pdf: INICIAMOS UN CAMINO

Se ha iniciado un proceso: la búsqueda del camino del encuentro y el trabajo en común entre las personas, los movimientos sociales y las organizaciones políticas y sociales para cambiar nuestro municipio y las formas de hacer política en él.

Ha habido una primera asamblea, día 14 de octubre, en la que han participado personas y organizaciones de todo el espectro progresista de la vida social y política de Getafe.

Es una gran noticia. Más cuando se vio un deseo colectivo de caminar juntos y avanzar en la construcción de una alternativa municipalista capaz de ilusionar a la gente en la perspectiva de que otro Getafe es posible, y de nuevas formas y contenidos de hacer política también.

Todos sabemos que va a ser un proceso difícil, cargado de dificultades y contradicciones hacia dentro y desde fuera. Sencillamente porque se trata de generar una nueva cultura política basada en el diálogo, el encuentro, la empatía, la construcción de un nuevo “nosotros”. Es necesaria la construcción colectiva de una cultura dialógica (son las habilidades de comunicación que requiere la cooperación rigurosa), donde dialogan y se encuentran posiciones y lógicas cargadas de contradicciones y de posibilidades de acogida a las coincidencias y puntos comunes para caminar en la producción del procomún, de lo colectivo, de lo que nos une, de lo público… Hasta hace poco nuestra cultura, en el seno de nuestras organizaciones y movimientos, ha estado centrada en lo que nos separa, aplicando la dialéctica donde el otro es el enemigo a batir porque nos centramos en las diferencias y en nuestras verdades. Hoy la dialéctica hay que aplicarla a otras realidades, o quizás a ninguna, porque su aplicación (la derecha y la burguesía es quien mejor lo ha hecho, por eso saben que esta guerra la están ganando desde la dialéctica de destrucción y aniquilación del otro, de su antítesis, de la clase obrera y de todos los que queremos un mundo de equidad, justicia, libertad y fraternidad… porque sabemos que el deseo utópico es uno de los rasgos definitorios de lo humano) nos está llevando a la autodestrucción de la humanidad y al sufrimiento y marginación de muchos. Practiquemos entre nosotros el encuentro dialógico en lugar de confrontar en las diferencias. Así podremos construir un mundo nuevo, es un proceso necesariamente complejo, cargado de incertidumbres, pero que abre caminos nuevos hacia otra sociedad necesaria.

Si después de la primera asamblea nos fijamos en lo que nos separa, no avanzaremos nunca. Será así si, en lugar de dialogar sobre las diferencias y los puntos comunes, sólo nos centramos en lo que vemos de negativo en las posiciones de otros, en sus errores y no en los nuestros. Nadie tiene la verdad: “¿Tu verdad?, no, la Verdad, y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela.” (A. Machado). Y podemos encontrar elementos comunes que hagan posible diferentes formas aplicadas desde la confianza, la flexibilidad, el respeto y la apertura a otros puntos de vista y otras opiniones. Por ejemplo en la toma de decisiones, es muy posible que haya cuestiones fundamentales (unas pocas) que haya que decidir por unanimidad, pero puede haber otras muchas que deban decidirse por consenso mayoritario (mayoría absoluta) y otras menos importantes por acuerdos de mayoría simple. ¿Porqué todo tiene que ser por mayoría o todo por unanimidad?. Habrá cosas siempre que requieran mayor reflexión, diálogo y acuerdo, y cosas menos importante que requieran decidir con más urgencia y sin el consenso de todos. Lo importante es que siempre se dé cuenta de esas decisiones al colectivo y se reconozcan y limen los errores que se puedan haber cometido. Los que allí estuvimos venimos de diferentes tradiciones y experiencias organizativas, de las que todos, seguramente, tenemos mucho que aprender. La tradición asamblearia, consejista, libertaria, de autonomía y la tradición de centralismo democrático, de vanguardia, de organización partidaria clásica… desde las que toda forma de organización puede ser debatida y puesta en cuestión para avanzar lo más posible en una democracia participativa creciente. Pero si nos aferramos a una de ellas no podremos avanzar hacia algo nuevo y realmente transformador.

Hay lenguajes duros, descalificatorios, difíciles de entender cuando queremos caminar juntos… Debiéramos cuidar el lenguaje y nuestras habilidades sociales. También el control y cuidado de las emociones, aunque sea habitual no es racional ni constructivo movernos por simpatías y antipatías. Siempre que encontremos una barrera y una dificultad es importante dialogar, empatizar (diferente de simpatizar o detestar), ponernos en el lugar del otro para entender y comprender aunque no estemos de acuerdo, nunca insultar y ver mala fe. Buscar y tender puentes, no para imponer sino para crear juntos. A la primera de cambio no podemos poner en el primer plano lo que nos diferencia y sentirnos agraviados porque nuestra propuesta no ha triunfado. Es necesario saber ver lo positivo y ceder en algo todos para avanzar juntos… y tenemos en estos momentos una responsabilidad en nuestras manos: miles de conciudadanos esperan que se gestione un Getafe diferente, que se gobierne para la mayoría y se tenga en el punto de mira a los más desfavorecidos.

También todos sabemos muy bien los valores éticos que debemos promover para hacer posible el encuentro (confluencia, convergencia, o como se quiera llamar). Necesitamos pocos códigos escritos, aunque sean necesarios. Pero sí necesitamos adoptar valores de convivencia, alternativos a los que propone e impone el capitalismo salvaje y el neoliberalismo demoledor: confianza, salir de la cultura de la sospecha, coherencia, honestidad, generosidad, fraternidad, prestarnos atención, respeto, austeridad, renuncia a los intereses individuales o corporativos en función del interés común, lo colectivo y lo público… Si estamos dispuestos a asumir estos valores saldremos de la barbarie a la que nos vemos abocados en nuestro pueblo y en la sociedad.

Sabemos que todo esto es muy complejo y es un gran desafío. Hemos comenzado a caminar. Por ello, sabiendo la urgencia de hacer una candidatura para las próximas elecciones, hemos de mirar y construir a más largo plazo nuevas formas de diálogo y de hacer política, de construir una sociedad alternativa donde la vida buena para todos, los derechos humanos, la dignidad humana, la defensa de la tierra, el crecimiento sostenible, la profundización de la democracia participativa-directa vayan siendo una realidad posible, más que un deseo utópico siempre aplazado.

Hoy, por suerte o por desgracia, hemos de reconocer que nadie somos inocentes (unos más que otros) ante lo que pasa y nos pasa, aunque tengamos la tentación de la inocencia viendo la paja en el ojo ajeno y negando la viga en el nuestro. Si queremos avanzar en este camino que iniciamos no podemos acusar a los demás de nada (todos cometemos errores), porque mientras lo hacemos perdemos la oportunidad de buscar lo que nos une y dialogarlo para caminar juntos

Ya sé que todo esto que aquí se dice es acusado y descalificado de “buenismo”, ingenuidad y condescendencia con quien quiere impedir, retrasar o precipitar procesos. Pensemos a qué nos han llevado las actitudes sectarias (“nosotros y ellos”, …) y descalificatorias.

Tenemos una próxima asamblea. El 25 de octubre. Una nueva oportunidad que no podemos dejar pasar. Que no vamos a dejar pasar. Tenemos que tener paciencia, todos con todos. Hay quien dice que estamos comenzando a salir de la prehistoria de la humanidad. El camino es largo y hemos comenzado a dar los primeros pasos. Incorporemos al mayor número de personas, de movimientos sociales y organizaciones políticas a este camino. Al menos busquemos trabajar en esta dirección. Somos interdependientes: si yo gano y tú ganas, ganamos todos y por eso seguimos juntos. Hemos de hacerlo porque quien tiene que ganar son los vecinos de Getafe, los trabajadores, los pobres que trabajan y los trabajadores pobres, los precarios, los parados, los marginados, los desahuciados, los inmigrantes pobres, las mujeres discriminadas, los jóvenes sin futuro, los niños y niñas que pasan hambre en nuestro pueblo…

Construyamos en Getafe un movimiento transformador de nuestra ciudad promoviendo una nueva cultura política y ciudadana donde todos y cada uno tomemos nuestra vida en nuestros manos y caminemos juntos hacia una sociedad diferente aquí y ahora. Es posible, necesario y urgente.

Getafe 20 de octubre de 2014

 

Anuncios

Un comentario en “SE HA INICIADO UN CAMINO

  1. Manolo dijo:

    Me parece muy bien y os animo a continuar el camino, siempre apoyare vuestras decisiones, pero por razones de salud y por otras ocupaciones no estaré el 25 en la asamblea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s